miércoles, 3 de octubre de 2012

The Night Land



Millones de años en el futuro el sol ha muerto, junto con toda la vida en la superficie de la Tierra. Entre enormes grietas de origen volcánico sobreviven millones de personas, resguardadas por una inmensa pirámide de metal. Afuera no hay luz natural, sino siniestros resplandores creados por un mundo que se ha vuelto completamente hostil para el hombre.
A poca distancia de la pirámide se pueden ver la figuras ciclópeas y terribles de los Observadores, seres que a diferencia de la fauna monstruosa (y de algún modo natural) que acecha la pirámide, parecen provenir de un distante pasado mágico, o del imprudente contacto con otras dimensiones. Los Observadores son varios, apostados mas o menos en los puntos cardinales y aparentemente se dirigen hacia el reducto con horrible determinación, moviéndose sin prisa a través de los siglos. Otros seres y lugares inexplicables (como los silenciosos, o la »casa del silencio») tal vez deban su origen a ciertas «puertas» que se abren en el aire para perdición del que se atreva a salir de la pirámide.
En este marco de pesadilla un joven atiende una llamada de socorro de una pirámide menor, nunca antes conocida. Cabe la posibilidad de que sea un engaño de esa constelación de fuerzas terribles que han tenido todo el tiempo del mundo para organizarse en contra de los restos de la humanidad.
«The Night Land» o «la tierra nocturna» es una novela de William hope Hodgson escrita en 1912, y que prefigura de algún modo la ciencia ficción moderna (Hodgson le debe mucho a H.G Wells) También es en cierta manera una aventura caballeresca.
No todo puede ser lindo y perfecto, y la verdad es que leer esta extensa novela puede llegar a ser un suplicio. Al contrario de sus otras obras maestras (the house on the borderland; the ghost pirates, etc) en las que usa un estilo llano y coloquial, aquí hodgson hace uso de un lenguaje arcaico y casi completamente inventado por él mismo. Es un estilo lleno de repeticiones y énfasis cuasi bíblicos que en cierto momento se torna poco menos que ilegible. Por esto, y por cierta llaneza argumental que hace el desarrollo un tanto soporífero, no me parece que sea «la» obra maestra de Hodgson, pero sí que contiene una de las puestas en escena mas tremendas de la literatura fantástica; un mundo agonizante tan sugestivo y bien plantado  que no son pocos los que aún hoy escriben historias alternas basadas en el universo del libro.

Tinta china, aguada y retoque en la compu.

8 comentarios:

Sebastián Martínez dijo...

Impresionante! Terrorífica imagen. Me llamó pila el argumento del libro. Muy lovecraftiano también. Decís que es como leer la Divina Comedia en cuanto a la compleidad del lenguaje?
PD: En que proyectos estás trabajando?

Sebastián Cabrol dijo...

GRacias Seba; yo diría que es difícil seguirlo al personaje (está narrado en primera persona) por lo extravagante del lenguaje, que a veces se enreda en modos de expresión rebuscados y poco elegantes, no creo que Dante caiga en eso. además esto es prosa. pero con un poco de voluntad se puede, no creas.
Ahora estoy trabajando solo en cosas mías, sin apuro y sin nada en concreto. dibujo solo por el gusto inmenso de hacerlo. Un abrazo.

quique alcatena dijo...

Excelente ilustración, y excelente el texto sobre el libro de Hodgson. Comparto muchos de tus puntos de vista, pero en mi opinión, es justamente por lo desbordada, lo ambiciosa y lo experimental que The Night Land es tan turbadora. Por favor, posteá más seguido, Sebastián.

Sebastián Cabrol dijo...

Quique: gracias por pasar. en cuanto al libro,aunque me gustó mucho, me pareció razonable advertir las dificultades que tuve al leerlo. Pero repito, hay mucho mas en él que el estilo en el que fué escrito, la poderosa imaginería Hodgson se luce en una de sus mayores inspiraciones.
Y si, debería postear mas seguido, una vez al mes como mínimo. voy a ver que hago, no todos los blogs tienen el honor de tenerte como lector. Un gran abrazo.

José A. García dijo...

Es una historia excelente para una larga novela gráfica con ese estilo, esa atmósfera y unos textos filosóficos que nos hagan dudar de todo lo establecido.

Listo, me emocioné!

Saludos

J.

Sebastián Cabrol dijo...

José.
si, estaría bueno, aunque serían unas cuantas paginitas! pero sería interesante. un abrazo.

José A. García dijo...

Bueno, si, sería más trabajo, pero con la historia adecuada... ¿Por qué no?

Saludos otra vez.

J.

andy robertson dijo...

Magnificent!! Once again I thank you for allowing me to display these on the Night Land site