sábado, 12 de septiembre de 2009

Colouring



El arduo tema del color siempre ha sido un motivo de preocupación para mí, ya sea porque me es difícil visualizar una paleta de antemano o porque, en mis intentos con los acrílicos, me costaba lograr el color deseado y desperdiciaba material y tiempo. sin embargo pintar en valores de grises no es fácil tampoco, el equilibrio entre los distintos planos es un aspecto que no podés descuidar.

Así, un tanto frustrado, me dije que lo más sensato era perfeccionarme en el dibujo a blanco y negro (con esas tramas cruzadas de las que a veces hago un gozoso abuso). Es por eso que el color no abunda en mis dibujos tanto como quisiera. Todo cambió para los que, como yo, habíamos explorado a tientas el universo cromático ( el coloreado, bah) : descubrimos Photoshop. Uno de los primeros en mostrar resultados espectaculares con el coloreado digital fué Steve Oliff, con su impactante trabajo en Akira (aunque no usaba Ps sino un antiguo y pesado software llamado Kaleidoscope). Por mi parte todavía estoy en la fase de aprendizaje del programa, el cual no es nada fácil. Aclaro que no es el único programa de edición fotográfica que se puede utilizar para retocar dibujos; está además Painter (especializado para artistas y dibujo a mano alzada con tableta gráfica) y uno que no conocía ni de mentas, el Paint shop pro, más parecido a Photoshop pero con pinceles realistas al estilo painter. acá van dos intentos con acrílicos:
En este rápido dibujo- el de la máscara/cráneo (aunque no lo crean lo ví en un mosaico del piso del baño) primero apliqué una base de acrílico aguado, de manera que el lápiz de abajo aún siguiera visible, luego siguiendo esta guía terminé con tinta china a pincel.

Este último de abajo es la segunda página de “Reconocimiento” (disponible para descargar en un post anterior, je). Lo coloreé con Paint Shop Pro, un poco para probar el programa-recomendado por el talentoso Agustín Gomila- y descubrí que con éstos óleos digitales, realistas hasta lo impensado, que se mezclan y se empastan si uno no limpia el pincel, es posible relajarse y jugar un poco con colores que tal vez no son los que habitualmente usaríamos. En esta página se me ocurrió que el dibujo ya estaba brindando lo suficiente al lector, de manera que el color solo debía acompañar; como una música de fondo que no atrae mucho la atención. Así es que no me preocupé de no pasarme de los bordes de los objetos, ni de dar una sensación de volumen precisa.

5 comentarios:

X51 dijo...

Muy copados los laburos, en especial el de la mascara (che de verdad eso esta en tu baño), bue creo que eso de ver cosas en manchas y demas nos pasa a todos ... que bueno que nos dejes ver todo lo que haces, ya que muy pocos lo hacen.
abrazos, Damián.

Vul Morcilla dijo...

Geniallllll... me copa mucho cómo quedó el color, da la atmósfera perfecta para las imágenes... esa especie de sordidez unida a la metafísicaaaaa!

Congratulationsss!!

Te mandé un guioncito x mail!

Abrazzz
Vul

Sebastián Cabrol dijo...

gracias, Damián. si, eso y mucho más veo en el baño (artísticamente hablando). a veces son formas tan perfectamente dibujadas, muy trabajadas y coherentes, el desafío es poder trasladarlo a la hoja sin que se pierda mucho.
Diego: recibí tu guión, está bueno. comentame si querés cuales son tus planes al respecto. Un abrazo.

Oscar Grillo dijo...

Muy bueno, Sebastian!

Diego dijo...

Buen trabajo!!